La propuesta estructura el edificio para la nueva Sede Judicial de Huércal-Overa mediante la disposición de un zócalo construido que ocupa la totalidad de la parcela en planta baja acogiendo las áreas del programa que requieren de esta situación. Sobre él se dispone de forma retranqueada, atendiendo a las condiciones urbanas y urbanísticas de la parcela, una precisa pieza prismática que acoge el resto de las áreas del programa sobre rasante.

Se dispone en este punto un atrio entendido como un espacio público abierto y sombreado, que organiza y pauta los accesos al edificio reconociendo su carácter institucional.

El vestíbulo general del edificio ocupa una posición central, de forma alargada,  estructura la planta baja en bandas que acogen áreas de programa de diferente carácter y relación con el público.

Una primera, más exterior, con posible acceso y salida independiente y directa acoge la sala de Bodas, Registro Civil y Colegios Profesionales, vinculados así mismo directamente con el vestíbulo general. Otra banda, más interior y profunda, con circulaciones restringidas en su parte posterior, acoge sucesivamente las áreas de servicio Común Procesal, Salas de Vistas, Clínica Médico Forense y el Juzgado de Guarda, con acceso directo independiente por la calle Doctor Martorell. Por esta misma calle se dispone el acceso rodado a sótano, nivel que acoge las áreas de Detenidos, Archivos de Documentos, Almacén de Piezas de Convicción y resto de las dependencias de mantenimiento, almacenes y aparcamientos. Estos se disponen inicialmente en esta propuesta según los requerimientos generales del programa. No obstante la propuesta recoge la posible disposición en un área delantera de los aparcamientos requeridos por la normativa urbanística.

El vestíbulo principal reconoce en su especialidad su carácter institucional mediante una altura singular que se abre a la matizada luz de norte, convirtiéndose para el público en el espacio representativo de todo el edificio. Todas las circulaciones públicas se realizan en torno a él. De esta forma el usuario podrá identificar claramente la estructura orgánica y funcional del edificio, relacionándose de forma clara con los distintos espacios de uso público.

En planta primera el edificio acoge las secciones Procesal General y de Ordenación del Procedimiento, con acceso controlado, si bien abierto al espacio del vestíbulo general. Así mismo es este nivel central del edifico se dispone la Fiscalía y la Biblioteca, con accesos restringidos.

Por último, el tercer nivel acoge los cinco Juzgados de Primera Instancia e Instrucción organizados mediante una sucesión de patios que estructuran, iluminan y acondicionan, según los requerimientos, las áreas de este nivel y del edificio que así lo requieren. De esta manera, se pretende construir un edificio con una estructura y un funcionamiento muy claro, que a su vez permita dar respuesta a las necesidades cambiantes que un edificio de estas características pueda requerir a lo largo de su vida útil.

Un último nivel de cubierta protegido de vistas laterales acoge las instalaciones (de climatización, captación solar, fotovoltaica etc.) que son requeridas.

La sencilla y precisa estructuración que se propone (de estructura portante, de espacios de circulación, de elementos de accesibilidad vertical, de patios, etc.) posibilitará la racional adaptación de los espacios del edificio a la natural evolución de las necesidades y requerimientos durante la vida útil del edificio.

Nuestra propuesta constructiva se centra en los siguientes detalles:

En coherencia con el concepto de forma que ordena el proyecto, se propone una estructura de hormigón en sótano, y de soportes metálicos y losas aligeradas de hormigón en las plantas sobre rasante. La fachada del zócalo en que se constituye la planta baja será de hormigón visto con encofrado de madera y con tratamiento superficial protector. La pieza prismática sobre él, será muy ligera, de paneles autoportantes de GRC blanco texturizado con alma interior de poliestireno extruido de alta densidad (8cm) lo que les confiere alta ligereza, resistencia y aislamiento, todo ello con vistas a las obtención de la más alta calificación energética, así como a la economía y racionalidad constructiva del edificio, lo que así mismo redundará en la sostenibilidad y bajos niveles de emisión de CO2 de la construcción.

Las áreas que precisan huecos de iluminación utilizan un panel similar de GRC en donde el texturado de los opacos se hace permeable con la misma textura, constituyéndose en celosía de lamas que protege de la incidencia de los rayos solares según las diferentes orientaciones.

Tanto los revestimientos interiores como las particiones están pensadas para posibilitar a la vez que la requerida dignidad institucional y representativa de los espacios que así lo requieren, la fácil transformabilidad y adaptabilidad a lo largo de la vida del edificio utilizando sistemas de partición y revestimientos pre-elaboradas construidos en seco. Se utilizarán en los espacios más representativos (suelos, paramentos…) mármol Macael blanco que a la vez de economía por su proximidad, contribuya a la identificación y reconocimiento del ciudadano con la institución que acoge el nuevo edificio judicial.

Se propone realizar la cubierta del zócalo ajardinada, para así minimizar las pérdidas térmicas de toda esta zona más expuesta.