ORDENACIÓN

La parcela se sitúa en un área de nueva urbanización aún sin consolidar que entrevera convencionales construcciones residenciales y edificios institucionales frente a la Avenida de la Constitución de 1978, que relaciona el área con el centro urbano de San Fernando.

La propuesta ordena el futuro edificio judicial mediante la disposición de un zócalo construido que asume los límites urbanos de la parcela y crea en el acceso desde la avenida un generoso átrio abierto y cubierto que reconoce en ese singular lugar de relación con la ciudad la condición institucional del edificio.

 

LA DISTRIBUCIÓN

En este nivel de planta baja se ordenan de forma compacta las áreas de programa que requieren contacto con el público a través de las zonas de circulación abierta: el vestíbulo general, con una primera sección más exterior de acceso al Registro General, Registro Civil y Sala de Bodas, con posibilidad de salida directa e independiente desde la antesala al átrio exterior.

Una segunda sección del vestíbulo general se dispone en una banda longitudinal más interior y profunda que, iluminada por una sucesión pautada de patios, da acceso a las salas de vistas y el programa relacionado con ellas, así como a los diferentes espacios de la Clínica Médico Forense, Sala de Espera para Víctimas de Violencia y Juzgado de Guardia con acceso independiente desde la calle lateral de nueva apertura. Asimismo desde este vestíbulo se posibilita el acceso a las áreas de circulación controlada situadas en la planta primera.

Ambas secciones del vestíbulo general se articulan en el punto de acceso mediante una doble altura que introduce una matizada luz de naciente y reconoce en su especialidad el carácter institucional del edificio.

Una banda interior paralela al vestíbulo acoge la circulación restringida y las áreas de programa que se requieren en este nivel: el servicio común procesal, los accesos restringidos a las Salas de Vistas, Juzgado de Guardia, Registro Civil y Biblioteca.

La planta primera se estructura con una rigurosa sucesión de patios transversales que ordenan el programa y posibilitan la iluminación cenital de áreas interiores de la planta baja. En una primera banda se disponen las secciones del Servicio Común Procesal del Partido Judicial, con acceso controlado, si bien abierto espacialmente, al vestíbulo general.

Tres bandas sucesivas a los patios acogen los Juzgados de Primera Instancia e Instrucción y la Fiscalía.

En el nivel de cubierta, protegido de vistas laterales se dispone un recinto que acoge las instalaciones (climatización, captación solar, fotovoltaica, etc.) que son requeridas.

En nivel de sótano tiene un acceso rodado desde una rampa dispuesta en el lateral medianero con el edificio contiguo de la nueva Comisaría de Policía. Se organiza en dos bandas longitudinales: una primera que acoge el programa completo requerido de: aparcamiento, Área de detenidos, Archivos, Almacenes, Depósitos de Piezas de Convicción, y resto de espacios de mantenimiento, y una contigua de 15 metros que posibilitaría fácilmente la disposición de los aparcamientos planteados por la normativa urbanística.

La precisa y ordenada estructuración (de espacios, de circulaciones, de elementos de accesibilidad vertical, de patios, de estructura portante, etc.) que propone el proyecto posibilitará la racional adaptación de los espacios del edificio a la natural evolución de las necesidades y requerimientos durante la vida útil del edificio.