El edificio Mente y Cerebro se llevo a cabo en el año 2013 mediante fondos FEDER de la Unión Europea. Nuestro equipo de arquitectos, junto al equipo de AV13 y MartinezySoler ganó el primer premio en el concurso para llevar a cabo esta obra tan representativa.

Localizado en el Campus de la Cartuja, es el lugar dónde se encuentra un gran número de científicos que anteriormente estaban radicados en la Facultad de Psicología, por lo que la nueva opción que ofrecía este edificio beneficiaba de manera más que positiva a los distintos equipos de investigación, tanto por instalaciones, como mobiliario y equipamiento.

El proyecto, obviamente era muy ambicioso y para un equipo de arquitectos de Granada es un honor y un placer colaborar de esta manera con nuestra ciudad. Desde LP Urbanismo y Arquitectura colaboramos en el proceso de la excavación arqueológica, redacción del proyecto básico, proyecto de ejecución, dirección de obra y las distintas gestiones administrativas para obtener la licencia de primera ocupación.

La parcela de dicho edificio se encuentra situada en el Campus Universitario de La Cartuja, justo en una cornisa con orientación al Poniente granadino. Debido a su posición el edificio se encuentra dividido en varias plantas las cuales se ven totalmente desarrolladas según el desnivel existente en la ladera. La luz y las vistas son la seña de identidad del CIMCYC, se busca esta tipología de construcción en las que todo usuario se encuentra cómodo, aunque debido a las distintas características de los distintos laboratorios se alternan espacios privados cerrados específicos para cada investigación.

Dispone de dos entradas bien diferenciadas a distinto nivel aprovechando la topografía que ofrece dicha parcela, siendo la primera planta, el canal distribuidor del proyecto, dando el acceso tanto a los despachos de los investigadores, profesores, dirección y administración, además de las zonas más comunitarias como las salas de conferencias y los seminarios. En esta zona se proyectó una sucesión de patios abiertos al paisaje que ofrecía una diversidad de vegetación y eliminaba la monotonía en el edificio.

En las plantas inferiores se sitúan los distintos laboratorios, la adaptación tenía que ser milimétrica para satisfacer las necesidades de los distintos equipos de investigación.

El edificio se ha construido mayoritariamente con hormigón armado cerrado perimetralmente con paneles prefabricados de GRC blanco estructurando su despiece, cerramientos ciegos en fachada aligerando la carga, debemos recordar de Granada es una zona especialmente sísmica.

Suelos continuos de terrazo gris,  vidrios matizados, revestimientos de alta densidad blancos y carpintería de aluminio dan forma al acondicionamiento interior en los que la finalidad principal es hacer una construcción “amigable” para los trabajadores y visitantes.